El primero en hablar del niño interior fue Eric Berne y rápidamente tubo una gran acogida. Yo no me voy a meter en la historia del «niño interior», ni en analizarlo en términos psicológicos. Pero ¿porqué ha tenido tal repercusión y se ha incorporado en la psicología más convencional?, porque es verdad, porque funciona y porque es muy sanador.

Si observamos el reino animal, tenemos numerosos ejemplos de como muchos animales estan jugando hasta edades muy adultas. Eso es devido a que están muy en contacto con esa parte primeriza, despreocupada y divertida y que tan necesaria es para que nuestra vida no caiga en las obligaciones, responsabilidades y en definitiva a tomarnos la vida tan enserio.

La infancia, la época más importante en la vida de un ser humano, también puede haberse visto afectada por traumas, interpretaciones erróneas, haber cogido roles adultos o miedos que nos hayan impedido tener una buena conexión con nuestro niño. Pero eso no significa que no este, aunque herido, reprimido e ignorado.

Por eso es fundamental si queremos gozar de una vida plena, reconocer esta parte nuestra, hacerla visible y reconciliarnos con ella. Por eso os dejo, algunos puntos que a mi me han servido muchísimo y que pueden ser un gran inicio para la reconciliación.

1. Escríbele una carta a tu niño o niña interior.

escribir una carta es una buena manera de empezar, de reconocerlo o reconocerla. Explicarle por que has estado tanto tiempo sin jugar, recordar cuando eras pequeño (pequeña) o pedirle perdón si crees que es necesario. Escribirle es como hablar directamente con él o ella y aquí te darás cuenta de que existe esta parte nuestra, que es dolorosa, por que ha estado descuidada desde hace mucho y que es la parte más dulce de la vida.

Déjate llevar y dile realmente lo que te salga directamente del corazón. Sé sincero y amable, recuerda que es un niño. Los más frikis escriben preguntas con la mano derecha y las responden con la izquierda. Yo no lo he probado, no me hizo falta.

Vídeo de la carta que yo le escribí a mi niño interior.

2. Jugar

La vida es un juego, es verdad que a veces tenemos que hacer cosas que no nos gustan o que no son de nuestro agrado. Pero debemos jugar con lo que la vida nos pone delante. No hay que tomarse la vida tan enserio, el bien y el mal es algo creado por los adultos para moralizar sus acciones. Nuestro niño lo único que quiere es jugar y que pasemos tiempo con él. Por eso cualquier momento que juguemos será un paso más cerca de nuestro niño o niña. Si no tienes tiempo con un poco de imaginación puedes convertir tu vida en un juego, como establecerte un tiempo para subir las escaleras de casa e intentar batirlo al día siguiente o cortar las patatas de una manera diferente.

3. Estar con niños.

A mi nunca me habían gustado los niños y desde que hice una potente visualización me encantan. Ahora siempre que tengo la oportunidad juego con mis primas o cuento les cuento historias. Eso me hace sentirme niño de una manera muy potente, me recuerda de que la vida es mágica y me contagio de esa alegría y ganas de pasarlo bien.

4. Visualizar y hablar con él o ella.

Todo esto del niño interior se me ocurrió por una potente visualización de mi niño, me pase como una semana llorando, pero a partir de esa experiencia, me quité una enorme presión del pecho. Me había reconciliado con mi niño interior y fue muy liberador. A partir de ese momento muchas veces visualizo y hablo con él, para explicarle muchas cosas del mundo de los adultos que solo entienden ellos.

5. Perdonar

Puede ser que nos atormenten cosas que nos pasaron de niños, o que a día de hoy nos remueva cosas que pasaron en esa edad primeriza. Pero el pasado es un aprendizaje no una condena. Ni la culpa, ni la rabia va a cambiar una pizca de nuestro pasado. Por eso es necesario perdonar a nuestro niño por como interpreto la situación, haciéndola dolorosa o incluso incrustándola en nuestro interior. Los errores son necesarios para avanzar y para crecer.

Esto es una brevísima introducción a empezar a relacionarnos con nuestra parte más inocente y despreocupada. A partir de aquí se puede ahondar muchísimo y hay un montón de libros que poden complementarnos. Un saludo y nos vemos por youtube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *